Saboreando los 80, Parte II: OVA’s (1)

Una de las dificultades o pegas que pueden presentarse a la hora de querer ver los animes que se hicieron en los 80 es que muchos de ellos, o al menos aquellos que más han pasado a la posteridad, son series de televisión de larga duración: Dragonball, Urusei Yatsura, Ranma ½ , Gundam, Macross, Saint Seiya… Evidentemente, hay series que no llegan a los 100 episodios, o que rondan los 50 o menos, pero a esos ya les dedicaré otra entrada. Hay otros dos formatos a través de los que disfrutar la animación de los 80: las películas, y el formato que nació a principios de la década, las OVA’s (Original Video Animation). Es decir, animes cuya primera salida al público no se dio ni por la televisión ni en las grandes pantallas del cine, sino que directamente se puso a la venta.

 

La existencia de este formato no podría haberse dado sin la invención a mediados de los 70 de los sistemas de reproducción de vídeo domésticos VHS y Betamax. El primer sistema de VHS (Video Home System) sería de la compañía Japan Victor Company (JVC), que lanzó su sistema de reproducción de vídeo analógico doméstico en 1976. Sería lanzado como competidor de Betamax, sistema de menor duración pero de mayor calidad de vídeo, y que sacaría un año antes Sony.

No sería hasta 1983 que el estudio Pierrot sacaría las primeras OVA’s de la historia: Dallos, una serie de 4 OVA’s de 30 minutos cada una, y que además supusieron el debut como director de Mamoru Oshii. Un anime que no comentaré en esta entrada, pero sí en una futura sobre el director. Se tardaron 8 años desde la salida del primer sistema de reproducción de vídeo doméstico a que este fuese aprovechado por los estudios de animación, y sería lógico pensar que las productoras o los estudios no se decidiesen a sacar anime en ese formato hasta que no se afianzase el mercado de ese novedoso sistema de vídeo.

 

El formato de OVA presenta varias diferencias respecto a los animes en forma de serie de televisión y de película. Primero de todo, y el más usual, la durada. En general las series de OVA’s presentan pocos capítulos (a veces son de uno solo), pero en cambio estos suelen durar más minutos, llegando algunos incluso a la hora. Por supuesto, tenemos algunas excepciones como Ginga Eiyuu Densetsu (Legend of the Galactic Heroes, 1988-1997), que llega a los 110 episodios. El tiempo de puesta en venta ya depende de la largada de la serie o duración de cada episodio. Las series de OVA’s, al igual que las películas, suelen presentar una mayor calidad en dibujo y animación, dejándonos algunas joyas como Bubblegum Crisis (1987-1991), una de las OVA’s con más renombre y de la que hice una reseña. Otro de los elementos más destacables del formato es que al salir directamente a la venta no pasa por las posibles restricciones o filtros de la televisión o el cine, dejando más libertad al estudio, director… a la hora de crear el anime, en el caso de que no sea una adaptación. La prueba para afirmar esto último está en que en las OVA’s es donde se concentra la mayor cantidad de anime no apto para todos los públicos, siendo las películas el siguiente formato en el que vemos más anime +18. Como curiosidad a esto último, decir que el primer anime hentai es de 1984 y, efectivamente, salió como una serie de OVA’s (Lolita anime). En las OVA’s también es donde se concentra la mayor cantidad de animes originales (no adaptaciones), un producto más arriesgado a la hora de crear ya que no cuenta con la popularidad de una obra ya existente. Pero el tema de la creación de animes originales y adaptaciones pertenece a otra entrada.

Una vez acabada esta introducción, me gustaría presentar 5 series de OVA’s que he visto, y a las que he atribuido una nota que especifico a continuación:

1: No vale la pena perder el tiempo en ella, totalmente olvidable.

2: Correcta, pero nada sobresaliente o de gran calidad.

3: Buena, puede que no del agrado de todo el mundo, pero merece un intento.

4: Muy buena, aunque con sus defectos y puede que no tan icónica como para ser algo indispensable de ver.

5: Excelente, indispensable de ver de la década.

Esta no va a ser la única entrada sobre OVA’s de la década, y conforme vaya viendo iré comentándolas y presentándolas en el blog, al menos aquellas que merezcan algún tipo de mención y hasta que crea que he hecho un buen repaso al formato dentro de la década.

 

Midnight Eye: Goku I&II

 

Año: 1989

Género: seinen (+18), acción, ciencia ficción, misterio

Episodios: 2 (50 min cada uno)

Estudio: Madhouse

Director: Yoshiaki Kawajiri (Ninja scroll, Bio Hunter, Demon city Shinjuku…)

Goku Fuurinji es un detective privado cuyo ojo izquierdo artificial tiene un increíble poder, y es que puede controlar cualquier tipo de mecanismo que funcione con un ordenador. Las dos OVA’s nos muestran dos casos en los que trabaja Goku, el primero siendo una investigación de un seguido de suicidios inducidos, y en el segundo le contratarán para la investigación de un hombre desaparecido.

Goku es el típico protagonista tipo duro ochentero, de los que no mira hacia atrás cuando provoca una gran explosión. Por desgracia, los OVA’s no cuentan quienes son los que le ponen el ojo artificial, algo bastante importante teniendo en cuenta la magnitud de poder que tiene este. Por culpa de ello, aunque él es un simple humano, su ojo lo vuelve un personaje demasiado poderoso que lleva a alguna resolución final un tanto estúpida y sin gracia. Aún así, la acción es decente y con su buena ración de sangre y violencia típica de la época. Aunque en el aspecto técnico no está a la altura de otras OVA’s de gran calidad de los ochenta como Gunbuster o Bubblegum crisis, es curioso ver alguna otra obra del director que crearía el clásico de los noventa Ninja scroll.

NOTA: 2’5/5

Tatakae!! Iczer-1

Tatakae Iczer 1

Año: 1985-1987

Género: (+18) acción, ciencia ficción, aventura, ecchi, mecha

Episodios: 3 (1h 20 min en total)

Estudio: AIC

La tierra está siendo invadida por unos terroríficos alienígenas llamados Cthulhu, y una misteriosa chica del espacio llamada Iczer 1 intentará evitarlo. Para ello usará su mecha Iczer Robo, pero necesita una compañera con la que fusionarse para activar todo su poder. Aquí es donde entra la protagonista de la historia: Nagisa, que se verá envuelta de golpe en un conflicto entre alienígenas.

Tatakae!! Iczer-1 son tres OVA’s 100% olvidables que solo destacan por la decente calidad del dibujo y la acción. Igualmente, aún eso los diseños no logran brillar nada, pues los mechas son feos y los personajes no tienen nada de especial. Respecto al argumento, es una historia demasiado corta que se siente muy acelerada, que no tiene ningún tipo de presentación ni introducción, y que sus intentos de clímax dramático o de resolución final fallan a causa de todo ello. La protagonista es de lo más corriente, está solo para enseñar carne – de forma bastante forzada e innecesaria- y no se llega a empatizar con ella, aún el claro intento de la historia por hacerlo. Lo único destacable es lo adecuadamente horribles y feos que son los alienígenas invasores, cuyas formas cumplen a la perfección la intención de dar asco y un cierto miedo.

NOTA: 1/5

One pound Gospel

 

Año: 1988

Género: seinen, romance, comedia, deporte

Episodios: 1 (50 min.)

Estudio: Gallop

¿Quieres ver la adaptación de algún manga de Rumiko Takahashi (Urusei Yatsura, Ranma ½, Inuyasha…) pero te da pereza empezar un anime de más de 100 capítulos? One pound gospel es un manga de 4 tomos que sería adaptado en una OVA de unos 50 minutos y dirigida por Osamu Dezai, director que en los setenta se haría cargo de clásicos como Ashita no Joe o La Rosa de Versalles.

Kosaku es un boxeador profesional que en sus inicios prometía mucho, pero una vez sus malos hábitos alimenticios aparecieron empezó a echar por la borda su carrera, llegando incluso a vomitar en medio de un combate. Justo cuando parece que su entrenador tirará finalmente la toalla por él, aparecerá en la vida del joven boxeador la monja Angela, que aún no ha tomado sus votos. Kosaku tardará poco en enamorarse de ella, y la hermana Angela sentirá compasión por como Kosaku está echando a perder su carrera como boxeador. ¿Será el apoyo de la monja suficiente para que Kosaku deje de ser un glotón y vuelva a ganar un combate?

La principal motivación para ver esta OVA, más allá de por ser la adaptación de una obra de Rumiko Takahashi, es seguramente por la curiosa pareja que hacen el boxeador y la monja protagonistas. Por desgracia, los 50 minutos que dura esta seguramente se quedan cortos a la hora de adaptar la relación que se debe desarrollar entre ambos en el manga, pues estos se centran más en la carrera de Kosaku que no en el romance. Aún así, el sello de calidad de la autora sigue estando en sus simpáticos personajes y el siempre presente tono humorístico de sus historias, que difícilmente se ven sin que logren arrancarnos al menos alguna sonrisa.

Una OVA correcta  que sabe a poco en el romance, pero que se deja disfrutar gracias a lo tontorrón que es el protagonista, al buen par de combates que se ven y a las diversas interacciones entre el boxeador y la joven e inocente monja. Sirve bien para saborear un poco el estilo de la autora sin tener que gastar media vida en ver al completo una obra suya. Si te quedas con ganas de más, especialmente respecto al humor, Ranma ½ (1989) o Urusei Yatsura (1981) son muy recomendables en ese aspecto, mucho más alocadas, divertidas y, sobre todo, largas.

NOTA: 3/5

Outlanders

 

Año: 1986

Género: shonen, ciencia ficción, aventura, comedia, ecchi

Episodios: 1 (51 min.)

Estudio: AIC

Con una evidente inspiración en Urusei Yatsura, Outlanders nos cuenta en poco tiempo cómo durante la invasión de la tierra por parte de unos extraterrestres el fotógrafo Tetsuya es secuestrado por la atractiva Kahm, la princesa de la especie alienígena invasora. Kahm le cogerá cariño al humano, y debido a esto ella se opondrá a la voluntad de su padre, el emperador, de invadir el planeta tierra.

Una OVA en la que no vale la pena perder el tiempo y que solo sirve de ejemplo de la influencia que ejercería la popularidad de la clásica comedia romántica de principios de década creada por Rumiko Takahashi. Un intento fallido de emular la fórmula, que en vez de coger la vía de la comedia romántica apuesta por un mayor peso de la acción, es más violenta y algo más subida de tono. El dibujo se asemeja al de Rumiko, la protagonista tiene incluso la misma seiyuu que Lum y hay algún guiño a los mangas de la autora. Más allá de eso, los diseños están lejos de ser tan icónicos como los de la aclamada autora de Ranma ½, la historia se siente totalmente acelerada y los personajes no tienen sustancia alguna y son fáciles de olvidar.

NOTA: 1/ 5

Dragon’s Heaven

 

Año: 1988

Género: acción, aventura, fantasía, ciencia ficción

Episodios: 1 (42 min.)

Estudio: AIC

Corta OVA de acción que intenta presentar un conflicto bélico entre humanos y robots, pero que debido a la escasez de su duración su importancia y disfrute recae más en el apartado artístico que en la historia o los personajes. Después de 1000 años desde la última guerra, el robot/ mecha Shaian es despertado de su letargo por la humana Ikuru, y cuando el robot se da cuenta de que su principal enemigo El Medine (que mató a su antiguo piloto) aún está vivo, decide unirse a Ikuru para combatir contra él una vez más.

Dragon’s Heaven destaca sobre todo por su apartado artístico inspirado en el dibujante francés Moebius. Gracias a este estilo resulta en una OVA de ciencia ficción distinta al resto, con un buen diseño de robots que se adecuan mucho al dibujo, y que se distancian de otros diseños y estilos más frecuentes para representar a los mechas, robots… tan típicos y ampliamente representados a lo largo de los 80. La OVA empieza con un pequeño fragmento en Live action con representaciones de los dos robots principales en la vida real. Es un detalle curioso y los robots están bastante logrados, así que también es recomendable por ello, aunque no sea animación.

NOTA: 3/5

Conclusiones

Hasta aquí esta primera entrada sobre OVA’s de los ochenta. Como habréis visto he incluído algunas que simplemente no merecen la pena ser vistas, y es que también es importante remarcar que se hacía anime malo antiguamente. Solo aquellos animes de los que verdaderamente no tengo nada que decir una vez los termine no los mencionaré de ningún modo. Espero que os haya gustado la entrada,  podéis esperar entradas con un formato similar respecto a series y películas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s