Repaso de los animes del 2018

Un año más el ciclo sin fin de los animes de temporada llega a su final, cerrándose el año con una temporada de otoño algo normalita. ¡Pero no nos adelantemos! Esta vez no haré un top, sino un repaso a lo largo de las temporadas para ver qué nos ha dejado de bueno (o malo) cada una, qué es lo que más he disfrutado y qué dibujito animado creo que merece más atención. Además, intentaré ir recomendando animes de años pasados que puedan parecerse a series de este.

Como suele ser usual, la temporada de invierno fue una vez más la mejor de todas, aunque no precisamente por sus títulos más esperados como sería Devilman Crybaby. Viniendo de la mano de un director como Masaaki Yuasa y adaptando un manga clásico de Go Nagai, de esta combinación servida como remate por Netflix se esperaba una absoluta maravilla. Muy lejos de ser algo flojo o malo, simplemente, no quedó a la altura de la carrera que precedía al director. El apartado artístico –usualmente explosivo, distinto, atractivo o, al menos, diferente– se sentía en general mucho más corriente de lo que uno podría esperar, y los momentos brillantes se reducían a eso, pequeños momentos brillantes. Sigue siendo de lo más destacable del año, pero antes recomendaría la película del 2017 The Night is Short Walk on Girl. Respecto al otro anime esperado de la temporada tendríamos a la diana de críticas llamada Darling in the FranXX, el primer estreno del año de Trigger y al que podríamos considerar su primer gran fracaso. No hacer falta hacer mucha más saña con ella, fue mala, recordada solo por ello y al menos en la temporada de otoño el estudio se redimió un poco con SSSS.Gridman. Desde luego, después de algo como Little Witch Academia, un desastre como Darling no era lo que uno esperaba.

Después de mencionar a Darling limpiemos un poco este texto mencionando los que han sido para mí los dos grandes que nos ha dejado el 2018: Pop Team Epic y Yuru Camp, ambos de la temporada de arranque del año. Del primero ya hice una entrada hablando sobre su humor, y sólo decir que fue una buena comedia (aunque algo irregular), pero con una originalidad y atrevimiento a la hora de presentarlo todo digno de recordarse. Respecto a comedias de años pasados sí tendríamos algunos animes más convencionales en su apartado artístico como Mahoujin Guru Guru o Konosuba, pero que sí fueron más consistentes en su comedia. Por otro lado tendríamos al que fue un estupendisisimo slice of life que encandiló con sus personajes, tranquilidad y aventuras de acampada. No es un tipo de serie para todo el mundo, pero para el que los disfrutamos fue un título bastante potente, completo y del que se espera ya la segunda temporada con muchas ganas. Otros años en la línea de animes de este tipo tuvimos a Girls Last Tour, que con sus grandes diferencias y desde luego con mayores aspiraciones que la cotidiana Yuru Camp, sí tendría ese carácter de buscar la tranquilidad y paz. ¡Muy recomendable! Otros ya sí mucho más parecidos serían Amanchu o Yama no Susume.

Acabando la temporada de invierno con otro excelente anime tendríamos a Koi wa Ameagari no You ni, o Amor es cuando cesa la lluvia. Drama y romance muy bien llevados y con una destacable belleza visual. Otra de las recomendables del año, delicada, con un desarrollo satisfactorio y también dentro del abanico costumbrista en el que meteríamos a Yuru Camp pero con los puntos más atrayentes ya mencionados para los que les aburra la mera mundanidad. Si buscáis algo parecido en años anteriores más allá de Showa Genroku Rakugo Shinjuu no puedo recomendar. Conserva ese drama personal y algo de romance, pero se aleja del preciosismo visual y tiene su punto histórico y con personajes más maduros.

Llegamos a la temporada de primavera después de un invierno de extenuante calidad. Lo tenía difícil para estar a la altura de lo visto y, por desgracia, no lo estuvo. Como estrenos esperados tuvimos a Megalo Box, con una sólida estética con aires nostálgicos y homenajes que igualmente nos devolvían a unos setenta con un lavado de cara. Por desgracia, no logró impactar lo que esperábamos que hiciese desinflándose con una historia y personajes que no acabaron de estar al nivel de lo que prometía. Para mí, una de las decepciones del año. Por otro lado tendríamos a Hisone to Masotan, que sin ser una serie excelente y que tuvo sus problemas, fue fácilmente de lo mejor de la temporada. Sí tuvo sus buenos personajes y una animación y apartado visual muy consistentes, pero la historia no acabó de hacerme el peso al verla desaprovechada y la introducción del romance no le hizo ningún bien.

Acabando con la escuálida temporada de primavera debo mencionar Wotakoi, la comedia romántica de otakus adultos. Sencillita pero simpática, una pena que su apartado visual no le hiciese demasiada justicia al contenido. Gamers! fue otra comedia romántica de otakus del 2017 que tampoco era visualmente espectacular, pero sí tenía sus momentos y se puede relacionar fácilmente con Wotakoi. Es su versión en adolescentes con muchos enredos, mejor comedia y algo más banal que su pareja madura.

Si la primavera fue algo escuálida el verano fue más minúsculo e inapreciable que una célula. Porque exacto, el único anime que merece una mención de toda la temporada de verano fue Hataraku Saibou, la serie episódica sobre las simpáticas, monísimas o sádicas células que hacen funcionar nuestro cuerpo. Nada brillante o con grandes aspiraciones, visto el primer episodio vista la estructura de toda la serie. Pero funcionaba, o al menos lo hizo durante una temporada. Se hizo agradable y llevadera de ver pese a lo repetitivo de todo ella, pues ver cómo sería cada nueva célula de la semana tuvo su gracia y los personajes eran verdaderamente entrañables y simpáticos. No puedo recomendar nada parecido a esta en su temática, pero sí el serión que nos dejó el verano del 2017 llamado Made in Abyss. El 2018 no nos ha dejado un anime de aventuras y fantasía como este, así que id a por él si no lo habéis visto aún.

La de verano fue sin dudas la peor temporada de todas, y además repleta para mí de decepciones. Asobi Asobase prometía ser el retorno de la comedia en el año después de Pop Team Epic, pero no. La histórica Angolmois no parecía que fuese a ser nada espectacular, pero no tuvo al final nada que me hiciese continuarla. Hanebado! parecía ser de los animes más o menos destacables de la temporada, un spokon decentillo, pero acabó siendo algo francamente mediocre con no muy buenos personajes y un drama ridículo (una animación decente, eso sí). Con Planet With se levantó un ligero hype por el autor de su manga original y acabó siendo absolutamente nada. Finalmente, Banana Fish, que tuvo sus acérrimos, sufridores y apasionados seguidores, pero que a mí no me dijo suficiente como para continuarla. Especialmente el dibujo no me atraía demasiado para la temática y los aires que se daba la historia. Yo personalmente no la recomendaría, pero sí lo haría seguramente mucha otra gente, así que avisados estáis. En cambio sí recomendaría más animes como 19 Days (2016) o Gangsta (2015).

Acabando el repaso al verano, al menos Boku no hero Academia siguió manteniendo el nivel en su tercera temporada y Ataque a los titanes ahora sin titanes pasó airosamente con una tercera temporada…bueno, sin titanes, pero sí con un buen paquete de revelaciones, interesantes giros y en general un avance real de la trama (¡aleluya!).

Y acabamos el año con la reciente temporada de otoño, de la que debo avisar que no he visto Karakuri Circus, Hinomaru ni Merc Historia ni Yagate Kimi ni Naru. El resto de animes que pretendía ver sí lo hice (fuese hasta el final o no). Igualmente, juraría que acerté con los que decidí seguir: Zombieland Saga y Los Chicos que Corren (o Kaze ga Tsuyoku Fuiteru). Además de SSSS. Gridman y la cuarta parte de Jojo, que aún siendo la más floja el gran trabajo de adaptación de David Production la hace más digerible que su versión manga.

En otoño MAPPA continuó con animes de éxito con Zombieland Saga, toda una pequeña sorpresa que mezclando zombis y idols nos dejó con un decente anime muy “anime”. Fácilmente pueden destacarse sus momentos fuertes como la escena de rap, el mánager o el capítulo sobre Lily, a la vez que claramente se tornaba más floja cuanto más en serio abrazaba el género idol y se alejaba más de la comedia. El resultado final lo vi positivo y si se mantiene en la línea de esta primera temporada seguro veré la segunda que muy probablemente se dará. Por otro lado estuvo Kaze ga Tsuyoku Fuiteru o “Ay qué rico el viento cuando corro”. Me delata la edad (22, universitario) al inclinarme mucho más por animes como estos, y es que evidentemente con ese reparto de personajes resonará en mí mucho más fácilmente una historia y unos personajes como estos que el anime de instituto número 8955.  Más allá de eso, la química entre los personajes es buena al igual que su relación con el deporte, y el apartado visual es tan consistente como otros animes del estudio (Production I.G) como Haikyuu. Finalmente, Trigger se redimió del fiasco que fue FranXX con SSSS.Gridman, cuyos mayores logros fueron desatar un fetiche por los muslos femeninos, usar de forma acertada el cgi y plantear y terminar bien una historia correcta.

 

Conclusión

Como la mayoría de años, la industria del anime nos da un poco de todo con mayor o menor calidad, aunque si tuviera que dar una conclusión definitoria de este no saldría muy bien parado respecto a otros años. El 2017 nos dio Made in Abyss, Houseki no Kuni, Little Witch Academia, ACCA o Girls Last Tour y el 2016 Showa Genroku Rakugo Shinjuu, la primera temporada de Mob psycho 100 (¡atentos a la segunda de este invierno!) o Konosuba. Recopilando un poco lo más destacable del 2018 no creo que esté a la altura de los mencionados, pero ahí van los que creo que merecen ser recordados: Pop Team Epic, Devilman Crybaby, Yuru Camp, Koi wa Ameagari no You ni, Zombieland Saga y Kaze ga Tsuyoku Fuiteru. Esto ha sido todo respecto al 2018, esperemos que el 2019 venga cargado de mejores animes.

Anuncios

Un comentario en “Repaso de los animes del 2018

  1. ¡Hola!
    Como alguien que sólo vio mayormente estrenos de la temporada de invierno, no podría afirmar rotundamente que fue la mejor. Pero me desmotivaban tanto las series que salieron después que concuerdo en que fue la que más calidad tuvo a nivel general.

    Es cierto que el 2018 a grandes rasgos no tuvo algo rompedor como el 17 o 16, pero salieron varios animes sólidos. A mi me gustó mucho Yuru Camp y Koi Wa Ameagari no You Ni de los que mencionaste. Creo que te faltó disfrutar de Sora Mo Yori mo Tooi Basho (o A Place Further Than The Universe), para muchos de lo mejor junto con Devilman; y Hinamatsuri, en mi opinión el gran estreno de la primavera. Sería genial saber tu opinión de Violet Evergarden, que oscila entre decepción total o decente con animación brillante.

    He oído buenas opiniones sobre Bunny Girl Sempai y Bloom Into You, ambas de otoño, pero no sé qué tan buenas serán.

    ¡Tengo que ponerme más que nunca con Mob Psycho 100!

    Saludos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s