Primeras impresiones animes verano 2019

Después de meses sin publicar nada vuelvo al blog con algo sencillito y que al ser una publicación temporal me obligue a retomar el ritmo de escribir sobre dibujitos. Las temporadas de invierno y primavera nos dejaron buenos títulos como Yakusoku no Neverland o Kaguya-sama y Kimetsu no Yaiba o Carole & Tuesday; pero nada aún lo suficientemente impresionante que grite “anime del año” (si no contamos con la segunda temporada de Mob psycho 100 o la segunda parte de la tercera de Shingeki no Kyogin). De estas rápidas menciones a lo más destacable de cada temporada sé que falta Sarazanmai, la cual abandoné al cuarto episodio, pero que intentaré ver ahora que ya terminó.

Con un vistazo general la temporada de verano tampoco parece que tenga nada muy llamativo, pero ya sabemos que siempre hay sorpresas, así que allá van las impresiones de los estrenos que captaron mínimamente mi interés.

Fire Force – 01

Empezamos las impresiones con uno de los estrenos con mayor renombre debido a su versión manga original. Desde que supe de su existencia no me interesó lo más mínimo, los diseños en general no destacaban nada y el planteamiento en sí tampoco tenía nada verdaderamente remarcable. Visto el primer episodio, ni siquiera la excelente animación del fuego y la acción en general suplen a un protagonista del montón y ya visto, y un planteamiento que, personalmente, no me llama la atención.

En un tiempo post Boku no hero que el gran sueño del protagonista de tu serie sea convertirse en héroe es un problema, y sólo hace que recordemos al bueno de Deku. Por otro lado, tenemos a Shinra, cuyo único carácter interesante es que saca fuego por los pies. Es un protagonista marcado por el drama, la culpabilidad y por ser señalado como demonio, tres elementos que no recuerdan absolutamente a ningún otro protagonista de shonen de peleas. Como presentación de protagonista me ha parecido francamente flojo, excesivamente poco original y carente de interés. De entre los secundarios hay alguno simpático, pero tampoco se ve demasiado de ellos en estos primeros minutos de una temporada de 48 capitulazos.

Del primer episodio sólo puede destacarse la animación, pues el elemento central de la serie, el fuego, está adecuadamente bien hecho. De la producción se encarga David Production, más conocidos por ser los autores de la adaptación de Jojo’s Bizarre Adventure, de modo que los fans de la serie no tendrían por qué temer posibles caídas en la calidad pese a la extensión de su emisión. Más allá de las impresionantes y fogosas escenas de acción, visualmente los trajes de bombero me parecen aburridos y la omnipresencia tanto de estos como del fuego pueden acabar haciéndose repetitivos y monótonos. La idea de que la gente entre en combustión y se convierta en monstruos de fuego –pese a que suena impresionante– no me llama lo suficiente como para que la continúe, y menos aún durante 48 capítulos. Tampoco entiendo los elementos religiosos, y aunque seguro que posteriormente se desarrollará y justificará su razón de ser, la mezcla con la temática de bomberos me da la sensación de un popurrí inconsistente y con poco sentido. En fin, muy flojo.

 

Araburu Kisetsu no Otome-domo yo – 01

Araburu

Sólo por su planteamiento Araburu ya llamaba la atención, especialmente en un medio en el que la sexualidad es usada como objeto para atraer al público masculino, y no para ser tratado de forma natural como tema como hace Araburu. Otras series como Oshiete! Galko-chan ya lo intentaron, aunque sino recuerdo mal tampoco de forma muy óptima. En este caso el tema se desarrollará a través del grupo de literatura formado únicamente por chicas (por desgracia), aunque seguramente e inevitablemente se tendrá en cuenta también la parte masculina.

Cada chica del grupo tiene distintas personalidades, como distintas parece que son y serán las formas en las que descubrirán y afrontaran la sexualidad. Por su primer episodio se descarta por completo el ecchi y cualquier tipo de escena explícita, lo cual me reconforta y a la vez hace que me interese cuan capaz será la historia de manejar estos temas prescindiendo de todo ello. Viendo que el tono es más bien cómico, inocente y con pequeñas trazas de drama, no parece que vaya a ser excesivamente difícil que no haya ningún tipo de escena picante, aunque no al menos que se muestre, pues puede haberla igualmente aunque no se vea. Un estreno fuera de lo normal, interesante y que esperaré con ganas semanalmente.

 

Dr. Stone – 01

Dr. Stone

El primer episodio de un anime como Dr. Stone es difícil de evaluar. Se trata de una serie repleta de misterios y evidentemente el primer capítulo no va a revelar demasiado de todo lo que esconde la historia. La humanidad se ha petrificado, y después de más de 3000 años nuestro (por ahora) par de protagonistas reviven por algún motivo también algo desconocido. Es difícil saber con lo visto por donde irá la historia, aunque los protagonistas parecen decididos a descubrir el origen de esta situación y revivir al resto de la humanidad.

Muy intrigante inicio y con un protagonista con mucha chulería. Me gusta la idea de tener que reconstruir la civilización desde cero, al menos en cuanto a capacidades, que no conocimiento, además de querer encontrar respuesta a todos los misterios que plantea la historia. Senkuu y Taiju pueden funcionar como dúo protagonista durante un tiempo, pero tampoco creo que mucho, así que espero que aparezcan otros humanos pronto.  Mi única queja es la tremenda flipada de que el protagonista sepa los años que se han pasado petrificados porque él estaba consciente contando. Muy innecesario y estúpido, ni me sirve para mostrar que es un genio, ni se justifica como información totalmente necesaria para ser revelada al público o conocida por los personajes.

¿Aparecerán enemigos? ¿Acaso hay de eso o la culpa de la petrificación de la humanidad no es de nadie en concreto? ¿Por qué los animales no se han petrificado, a excepción de los pájaros? Visualmente es consistente, no sabemos si habrá acción, de modo que de momento la animación simplemente ha cumplido. Mientras la intriga se mantenga viva y el desarrollo sea entretenido la veré.

 

Astra Lost in Space – 01

Correcto primer episodio pese a tener varias fallas. En un futuro no muy lejano el viaje espacial ya es posible, y un grupo de adolescentes se va de acampada durante cinco días a otro planeta. Debido a un misterioso accidente acaban perdidos a cinco mil años luz de su planeta natal, en el espacio y justo al lado de una nave sin tripulación.

Al igual que con D. Stone, Kanata no Astra empieza llena de misterio, pero con un plantel de personajes algo deficiente y repleto de arquetipos. Además, ha habido momentos del episodio que en favor del dramatismo y la emoción los personajes olvidaban cosas evidentes, para después informarnos que entre ellos hay un genio. Pese a todo ello el planteamiento me interesa, y ver cómo este grupo de adolescentes logra sobrevivir hasta salvarse e ir viendo qué encuentran durante su camino de vuelta puede ser entretenido. Espero que con el desarrollo de la historia los personajes también evolucionen, porque como inicio la gran mayoría son arquetipos con patas que no me despiertan ninguna simpatía ni interés.

 

Vinland Saga – 01, 02, 03

Me dejo para el final el que me ha parecido hasta el momento el mejor estreno de la temporada. ¡Vikingos! Diferentes bandas, antiguos y formidables guerreros, tierras de ensueño, aventura, guerra…Potente inicio para un anime con ambientación inusual y una venganza anunciada en la sinopsis aunque el fruto de su sentido aún no se haya dado.

Temía que la adaptación del manga original del 2005 (y que sigue publicándose) fuese algo regulero o con poco detalle en el dibujo, y si bien el dibujo del manga está por encima de la versión animada, esta se ve igualmente bien (pese a los breves segundos de cgi). Este estreno en tres episodios ha servido para ver las distintas bandas que protagonizarán de momento la historia, los intereses de cada una y los niveles de violencia que manejará la acción. Muy satisfecho con todo ello, el tono histórico e interesado por saber exactamente qué derroteros tomará la historia.

La sinopsis habla de una venganza por parte del crío protagonista (Thorfinn) por el asesinato de su padre (Thors), de modo que seguro se dará un salto temporal hasta ver a este con una edad suficiente como para ajustar cuentas a guerreros hechos y derechos. Viendo un poco el inicio del manga parece que la historia empieza ahí, y no como el anime, que presenta al padre vivo y el escenario que se da para que acaben asesinándole. Por ello tampoco estoy seguro de cómo irá la historia más allá del plan de venganza, pues tenemos también el conflicto que hay entre los vikingos, Inglaterra y los cristianos, además del tema de Vinland. De lo que sí estoy seguro es que estaré semanalmente esperando el capítulo, al menos mientras mantenga el nivel de calidad en la animación y el dibujo.

Given – 01

Given

Si algo bueno tiene un anime como Carole & Tuesday es que, pese a seguir manteniendo unas protagonistas adolescentes para un anime musical, la historia se aleja del usual ambiente estudiantil y se desarrolla ya con pretensiones reales de profesionalización (bolos, concursos, manager, videoclips…). En cambio, tenemos Given, que supone un paso atrás volviendo al instituto y a aspiraciones y temas de lo más manidos.

Sin ser nada desastroso pues el episodio ha tenido sus momentos divertidos, ni los personajes ni el planteamiento tienen nada nuevo ni que me llame especialmente la atención. Al menos parece que el grupo protagonista no pertenece a un club de música del instituto, lo cual dice algo a su favor, pero no lo suficiente. No significa que su historia no pueda avanzar hasta niveles más profesionales, pero si viendo ya que el protagonista no sabe ni tocar la guitarra… No la seguiré.

 

Joshikousei no Mudazukai – 01

Joshikousei no Mudazukai

Un primer episodio simpático. La primera parte solo lograba sacarme una sonrisilla, pero cuando la protagonista ha empezado a imaginar estúpidos e idílicos escenarios de encuentros románticos con chicos, sí ha conseguido hacerme reír. Se trata básicamente de un anime de instituto al uso, pero cuyo tema es en sí mismo ser un anime de instituto. El sueño de pequeña de la protagonista era ser una gran estudiante de instituto, especialmente en lo referente a ser popular con los chicos, y parece que parte de la comedia de la serie irá alrededor de los elementos que conformarían la vida en esta etapa de la vida, ya sean las relaciones amorosas, los motes y seguro muchos otros más que se presentaran en un futuro. Si mantiene el nivel de comedia la seguiré.

 

Dumbbell Nan Kilo Moteru – 01

Dumbbell Nan Kilo Moteru

Un primer capítulo decente para esta comedia centrada en los esfuerzos de varias chicas de instituto por conseguir un buen cuerpo en el gimnasio. Pese al fanservice (que forma parte de la comedia en parte) las distintas bromas centradas sobre todo en la hipermusculatura de algunos personajes han tenido su gracia, aunque ya veremos cuanto puede repetirse el chiste. De momento no puede competir como comedia contra Araburu, pero puede ser una buena segunda opción si la primera no te convence, además de estar también protagonizada por chicas de instituto como otros estrenos de la temporada. ¿Dónde están los herederos de Danshi Koukosei no Nichijou? Desde la primera temporada de Osomatsu que no hay una buena comedia protagonizada por chicos, ¿no? Temo que se haga repetitiva y que los personajes no puedan cargar con ella, pero de momento la seguiré.

 

Conclusiones

Iba a comentar también Nakanohito Genome [Jikkyouchuu], pero después de pocos minutos he considerado que no merecía ningún esfuerzo ni tiempo comentarla. Acabado el repaso de los distintos estrenos que me interesaban recomiendo encarecidamente ver Vinland Saga y dar una oportunidad a Araburu. Del resto de estrenos no puedo estar tan seguro, ya que no me gusta demasiado el tono que adopta Dr. Stone (reafirmado en su segundo capítulo) y Astra ha repetido algunos fallos de su primer episodio, aunque sigue manteniendo mi interés. Pocas sorpresas de momento, mantiene la tónica de un año que aún no me ha encandilado demasiado con lo que ha ofrecido pese a sí ofrecer buen entretenimiento con Kimetsu no Yaiba, Carole & Tuesday, Yakusoku no Neverland o Kaguya-sama. 

 

Animes que seguiré

  • Araburu Kisetsu no Otome-domo yo
  • Dr. Stone
  • Vinland Saga

 

Animes que no sé si seguiré hasta el final

  • Astra Lost in Space
  • Joshikousei no Mudazukai
  • Dumbbell Nan Kilo Moteru

 

Animes abandonados

  • Fire Force
  • Given
Anuncios

Repaso de los animes del 2018

Un año más el ciclo sin fin de los animes de temporada llega a su final, cerrándose el año con una temporada de otoño algo normalita. ¡Pero no nos adelantemos! Esta vez no haré un top, sino un repaso a lo largo de las temporadas para ver qué nos ha dejado de bueno (o malo) cada una, qué es lo que más he disfrutado y qué dibujito animado creo que merece más atención. Además, intentaré ir recomendando animes de años pasados que puedan parecerse a series de este.

Como suele ser usual, la temporada de invierno fue una vez más la mejor de todas, aunque no precisamente por sus títulos más esperados como sería Devilman Crybaby. Viniendo de la mano de un director como Masaaki Yuasa y adaptando un manga clásico de Go Nagai, de esta combinación servida como remate por Netflix se esperaba una absoluta maravilla. Muy lejos de ser algo flojo o malo, simplemente, no quedó a la altura de la carrera que precedía al director. El apartado artístico –usualmente explosivo, distinto, atractivo o, al menos, diferente– se sentía en general mucho más corriente de lo que uno podría esperar, y los momentos brillantes se reducían a eso, pequeños momentos brillantes. Sigue siendo de lo más destacable del año, pero antes recomendaría la película del 2017 The Night is Short Walk on Girl. Respecto al otro anime esperado de la temporada tendríamos a la diana de críticas llamada Darling in the FranXX, el primer estreno del año de Trigger y al que podríamos considerar su primer gran fracaso. No hacer falta hacer mucha más saña con ella, fue mala, recordada solo por ello y al menos en la temporada de otoño el estudio se redimió un poco con SSSS.Gridman. Desde luego, después de algo como Little Witch Academia, un desastre como Darling no era lo que uno esperaba.

Después de mencionar a Darling limpiemos un poco este texto mencionando los que han sido para mí los dos grandes que nos ha dejado el 2018: Pop Team Epic y Yuru Camp, ambos de la temporada de arranque del año. Del primero ya hice una entrada hablando sobre su humor, y sólo decir que fue una buena comedia (aunque algo irregular), pero con una originalidad y atrevimiento a la hora de presentarlo todo digno de recordarse. Respecto a comedias de años pasados sí tendríamos algunos animes más convencionales en su apartado artístico como Mahoujin Guru Guru o Konosuba, pero que sí fueron más consistentes en su comedia. Por otro lado tendríamos al que fue un estupendisisimo slice of life que encandiló con sus personajes, tranquilidad y aventuras de acampada. No es un tipo de serie para todo el mundo, pero para el que los disfrutamos fue un título bastante potente, completo y del que se espera ya la segunda temporada con muchas ganas. Otros años en la línea de animes de este tipo tuvimos a Girls Last Tour, que con sus grandes diferencias y desde luego con mayores aspiraciones que la cotidiana Yuru Camp, sí tendría ese carácter de buscar la tranquilidad y paz. ¡Muy recomendable! Otros ya sí mucho más parecidos serían Amanchu o Yama no Susume.

Acabando la temporada de invierno con otro excelente anime tendríamos a Koi wa Ameagari no You ni, o Amor es cuando cesa la lluvia. Drama y romance muy bien llevados y con una destacable belleza visual. Otra de las recomendables del año, delicada, con un desarrollo satisfactorio y también dentro del abanico costumbrista en el que meteríamos a Yuru Camp pero con los puntos más atrayentes ya mencionados para los que les aburra la mera mundanidad. Si buscáis algo parecido en años anteriores más allá de Showa Genroku Rakugo Shinjuu no puedo recomendar. Conserva ese drama personal y algo de romance, pero se aleja del preciosismo visual y tiene su punto histórico y con personajes más maduros.

Llegamos a la temporada de primavera después de un invierno de extenuante calidad. Lo tenía difícil para estar a la altura de lo visto y, por desgracia, no lo estuvo. Como estrenos esperados tuvimos a Megalo Box, con una sólida estética con aires nostálgicos y homenajes que igualmente nos devolvían a unos setenta con un lavado de cara. Por desgracia, no logró impactar lo que esperábamos que hiciese desinflándose con una historia y personajes que no acabaron de estar al nivel de lo que prometía. Para mí, una de las decepciones del año. Por otro lado tendríamos a Hisone to Masotan, que sin ser una serie excelente y que tuvo sus problemas, fue fácilmente de lo mejor de la temporada. Sí tuvo sus buenos personajes y una animación y apartado visual muy consistentes, pero la historia no acabó de hacerme el peso al verla desaprovechada y la introducción del romance no le hizo ningún bien.

Acabando con la escuálida temporada de primavera debo mencionar Wotakoi, la comedia romántica de otakus adultos. Sencillita pero simpática, una pena que su apartado visual no le hiciese demasiada justicia al contenido. Gamers! fue otra comedia romántica de otakus del 2017 que tampoco era visualmente espectacular, pero sí tenía sus momentos y se puede relacionar fácilmente con Wotakoi. Es su versión en adolescentes con muchos enredos, mejor comedia y algo más banal que su pareja madura.

Si la primavera fue algo escuálida el verano fue más minúsculo e inapreciable que una célula. Porque exacto, el único anime que merece una mención de toda la temporada de verano fue Hataraku Saibou, la serie episódica sobre las simpáticas, monísimas o sádicas células que hacen funcionar nuestro cuerpo. Nada brillante o con grandes aspiraciones, visto el primer episodio vista la estructura de toda la serie. Pero funcionaba, o al menos lo hizo durante una temporada. Se hizo agradable y llevadera de ver pese a lo repetitivo de todo ella, pues ver cómo sería cada nueva célula de la semana tuvo su gracia y los personajes eran verdaderamente entrañables y simpáticos. No puedo recomendar nada parecido a esta en su temática, pero sí el serión que nos dejó el verano del 2017 llamado Made in Abyss. El 2018 no nos ha dejado un anime de aventuras y fantasía como este, así que id a por él si no lo habéis visto aún.

La de verano fue sin dudas la peor temporada de todas, y además repleta para mí de decepciones. Asobi Asobase prometía ser el retorno de la comedia en el año después de Pop Team Epic, pero no. La histórica Angolmois no parecía que fuese a ser nada espectacular, pero no tuvo al final nada que me hiciese continuarla. Hanebado! parecía ser de los animes más o menos destacables de la temporada, un spokon decentillo, pero acabó siendo algo francamente mediocre con no muy buenos personajes y un drama ridículo (una animación decente, eso sí). Con Planet With se levantó un ligero hype por el autor de su manga original y acabó siendo absolutamente nada. Finalmente, Banana Fish, que tuvo sus acérrimos, sufridores y apasionados seguidores, pero que a mí no me dijo suficiente como para continuarla. Especialmente el dibujo no me atraía demasiado para la temática y los aires que se daba la historia. Yo personalmente no la recomendaría, pero sí lo haría seguramente mucha otra gente, así que avisados estáis. En cambio sí recomendaría más animes como 19 Days (2016) o Gangsta (2015).

Acabando el repaso al verano, al menos Boku no hero Academia siguió manteniendo el nivel en su tercera temporada y Ataque a los titanes ahora sin titanes pasó airosamente con una tercera temporada…bueno, sin titanes, pero sí con un buen paquete de revelaciones, interesantes giros y en general un avance real de la trama (¡aleluya!).

Y acabamos el año con la reciente temporada de otoño, de la que debo avisar que no he visto Karakuri Circus, Hinomaru ni Merc Historia ni Yagate Kimi ni Naru. El resto de animes que pretendía ver sí lo hice (fuese hasta el final o no). Igualmente, juraría que acerté con los que decidí seguir: Zombieland Saga y Los Chicos que Corren (o Kaze ga Tsuyoku Fuiteru). Además de SSSS. Gridman y la cuarta parte de Jojo, que aún siendo la más floja el gran trabajo de adaptación de David Production la hace más digerible que su versión manga.

En otoño MAPPA continuó con animes de éxito con Zombieland Saga, toda una pequeña sorpresa que mezclando zombis y idols nos dejó con un decente anime muy “anime”. Fácilmente pueden destacarse sus momentos fuertes como la escena de rap, el mánager o el capítulo sobre Lily, a la vez que claramente se tornaba más floja cuanto más en serio abrazaba el género idol y se alejaba más de la comedia. El resultado final lo vi positivo y si se mantiene en la línea de esta primera temporada seguro veré la segunda que muy probablemente se dará. Por otro lado estuvo Kaze ga Tsuyoku Fuiteru o “Ay qué rico el viento cuando corro”. Me delata la edad (22, universitario) al inclinarme mucho más por animes como estos, y es que evidentemente con ese reparto de personajes resonará en mí mucho más fácilmente una historia y unos personajes como estos que el anime de instituto número 8955.  Más allá de eso, la química entre los personajes es buena al igual que su relación con el deporte, y el apartado visual es tan consistente como otros animes del estudio (Production I.G) como Haikyuu. Finalmente, Trigger se redimió del fiasco que fue FranXX con SSSS.Gridman, cuyos mayores logros fueron desatar un fetiche por los muslos femeninos, usar de forma acertada el cgi y plantear y terminar bien una historia correcta.

 

Conclusión

Como la mayoría de años, la industria del anime nos da un poco de todo con mayor o menor calidad, aunque si tuviera que dar una conclusión definitoria de este no saldría muy bien parado respecto a otros años. El 2017 nos dio Made in Abyss, Houseki no Kuni, Little Witch Academia, ACCA o Girls Last Tour y el 2016 Showa Genroku Rakugo Shinjuu, la primera temporada de Mob psycho 100 (¡atentos a la segunda de este invierno!) o Konosuba. Recopilando un poco lo más destacable del 2018 no creo que esté a la altura de los mencionados, pero ahí van los que creo que merecen ser recordados: Pop Team Epic, Devilman Crybaby, Yuru Camp, Koi wa Ameagari no You ni, Zombieland Saga y Kaze ga Tsuyoku Fuiteru. Esto ha sido todo respecto al 2018, esperemos que el 2019 venga cargado de mejores animes.

Cuatro años viendo animes de temporada, parte 1

Agotamiento, eso es lo que siento con el seguimiento de los animes de temporada. Este próximo invierno hará 4 años que sigo el ciclo sin fin de los animes de temporada, recordando perfectamente cuál fue con el que di el pistoletazo de salida: Noragami (2014, primera temporada). La expresión no es gratuita, pues seguir animes de temporada a lo largo de los meses y años es en cierto modo una carrera de fondo. Una carrera de fondo que he alargado demasiado.

A este agotamiento en mi caso debo añadirle un enorme peso más, y es el de tener un blog en el que temporada tras temporada hacía un repaso a los estrenos (solo a partir de la primavera de 2015). Primeras impresiones, impresiones a mitad de temporada y, finalmente, las impresiones finales. Conforme avanzaba el tiempo y el cansancio dejé de hacer las impresiones de mitad de temporada, ya que la mayoría de animes que se estrenan tampoco merecen tanta atención y comentario detallado. Verdaderamente, con el tiempo traicioné el espíritu original con el que hacía este tipo de impresiones, ya que al inicio pretendía hacerlas de un modo más desenfadado, directo y pseudohumorístico con lo que decía para hacerlas más entretenidas (y ligeras de escribir, para que mentir). Simplemente, lo dejé de hacer, convirtiéndose en entradas mucho más pesadas de escribir.

El hecho de hacer las impresiones de temporada me ha llevado además a ser un poco más generoso con los estrenos a los que iba a darle al menos una oportunidad, pues siempre hay sorpresas entre las excesivamente cargadas temporadas. Es decir, que he ido soportando más estrenos nefastos de los que haría normalmente. Tiempo después de dejar de hacer las entradas de mitad de temporada acabé dando con otra solución para paliar el agotamiento de esta carrera de fondo: dejar de seguirlo todo semanalmente. Decidí ver semanalmente solo los animes que verdaderamente disfrutaba y notaba que la espera semanal se me hacía larga. ¡Ay qué buena la emoción de saber que queda poco para que salga el episodio!

Uno de los motivos por los que también dejé de seguir todos los animes de temporada que me llamaban mínimamente la atención fue porque a lo largo de la semana me acababan quitando mucho tiempo. De entre la ingente cantidad de estrenos la gran mayoría son series entre mediocres (para expresarlo numéricamente, de 5 y poco más), normales (sobre el 6) y a partir de ahí están las “excepciones”. Porque sí, lo bueno de verdad en los estrenos de temporada son excepciones. ¿Para qué perder el tiempo en animes insulsos y que apenas te aportan nada?

Muchas veces en las primeras impresiones y las otras entradas de repasos de temporada me he quejado de un aspecto en concreto de los animes vistos: que no tienen personalidad. Es algo que suelo repetir y para mí motivo más que suficiente para dejar de ver una serie. ¿Qué quiero decir con que un anime no tiene personalidad? Esa personalidad que reclamo en lo que veo es ese aspecto característico que hace brillar a la serie, ese “algo” que te hace seguirla con verdadero interés, y no por inercia, como pasa a veces con los animes de temporada. Esa “personalidad” puede recaer en apartados diferentes, ya sea el estilo del dibujo (ACCA, Jojo, los animes de Trigger, animes dirigidos por Masaaki Yuasa…), el diseño de personajes, la animación la banda sonora y, lo más obvio, el propio argumento o los personajes en sí mismos. Los más evidentes son los dos últimos, aunque si el resto de apartados son muy deficientes pueden suponer un peso demasiado grande para seguir el anime solo por su argumento o personajes. En imagen real una serie puede tener una historia interesante y buena, pero si los actores son nefastos uno puede plantearse dejar de verla.

¿Qué ocurre con la mayoría de estrenos de cada temporada? Normalmente estos solo suelen reunir un solo aspecto que puede hacerlos especiales, mientras que el resto son deficientes y hacen que la serie se quede entre mediocre y regular. Quiero pensar que a esta desgana por los estrenos de temporada también recae en que desde el 2014 he visto bastantes animes (algunos seguramente de lo mejor de su género) haciendo que cuasi la mayoría de estrenos nuevos que se le parezcan no me digan nada. Uno tiene ya algo de bagaje, y estos ojos ya no están para milongas. ¿Con qué ojos veo un nuevo anime de fantasía y aventuras después de haber visto Katanagatari o Slayers? ¿Con qué ojos veo un nuevo spokon después de haber visto Hajime no Ippo? Exacto, encontrando cosas como Ping pong The animation.

Por supuesto que no todo es malo en los animes de temporada, pero el problema está en que encontrar lo bueno y especial supone un gran esfuerzo y un extenuante proceso de rebuscar entre la mediocridad absoluta a lo largo de los meses e incluso años. ¿Ha salido algo a la altura de Haikyuu o Ping pong the animation (ambos del 2014) en el género desde sus respectivos estrenos originales? El spokon es seguramente uno de los géneros más afectados, aunque el romance tampoco se queda corto. La acción y la comedia en general quedan más bien paradas, pues al menos una vez al año sale algo verdaderamente bueno: Kill la Kill (2013-14) o One Punch man o Mob Psycho (2015 y 2016, respectivamente); o Gekkan Shoujo Nozaki-kun y Gugure! Kokkuri-san (2014), Prison school y Osomatsu-san (2015), Konosuba (2016). Pero claro, estamos hablando de uno o dos títulos entre decenas y decenas y decenas de estrenos a lo largo de las cuatro estaciones del año. ¿Cómo comparo el drama de Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu con el melodrama adolescente barato de turno?

 

¿Qué quiero decir con todo esto? Después de 4 años de estar en esta afición no sigo en ella para ver mediocridades ni series que voy a olvidar entre capítulo y capítulo de su emisión misma. Quiero ver series que tengan gancho, que algún apartado suyo brille lo suficiente como para quedarse en mi memoria durante un buen tiempo. Ni si quiera hablo de clásicos modernos, de esos salen pocos y pueden pasar años para ello. Cosas como Ping pong The animation son únicas, por no decir que además este era la adaptación de un manga y no una producción original. Hablando de producciones originales, ¿ha habido alguna la altura de Kill la Kill desde el estreno de esta? Claro, Little Witch Academia, pero parece que no podemos salir de Trigger si queremos ver un anime que no sea una adaptación y además bueno. Aunque parece que ya ni en Trigger puede confiarse… Death Parade (2015) estuvo bastante bien, e incluso Punchline (2015), pero repito, unos pocos entre multitud de mediocridad.

Otro detalle que querría destacar es que después de todas las temporadas vistas desde el 2014 me di cuenta de una cosa: uno soporta mejor un anime mediocre conforme se está emitiendo que al verlo del tirón. En realidad es algo bastante evidente, y es que los defectos de una serie salen a relucir mucho más cuando ves 3 capítulos seguidos que en 15-20 minutos a la semana. Es por ello también que dejé de seguir todos los animes que pasaban de las primeras impresiones, a excepción de solo aquello que verdaderamente tuviese algo especial. A veces por mantener la esperanza del “ya mejorará” o por disfrutar simplemente de un par de personajes, uno acaba perdiendo innecesariamente el tiempo en animes que verdaderamente no valen la pena o la cantidad de tiempo que se les requiere para verlos completos.

Como primera conclusión después de todo lo mencionado decir que de momento no volveré a hacer entradas de impresiones de temporada. Seguir haciéndolo solo sería contraproducente para mi disfrute de esta afición. Además, este año estoy en mi último curso de la carrera, así que tampoco puedo dedicarle mucho tiempo al blog. Eso no significa que deje de escribir, y seguramente haga un repaso de los animes del año, pero desde luego no perderé el tiempo en 10 animes por estación ni malgastaré teclado en hablar sobre ellos. De todas maneras, y para no terminar con bajona, he dicho que no todo es malo en el seguimiento de los animes de temporada, pero para no alargar más la entrada prefiero dejar la parte optimista (entre otros temas) para una segunda parte y así no dar más la tabarra. ¡Hasta la siguiente!

Primeras impresiones anime verano 2018

Ahora que ha llegado al fin la mejor estación del año toca disfrutar de una nueva temporada que, por desgracia, no viene muy bien cargada. Aparte de un par de comedias que pueden estar bien (Back Street Girls y Chio-chan no suugakuro) y unos pocos animes que me despiertan algo de interés, la gran mayoría de estrenos son muy flojos y nada relevantes. Al menos esto servirá para aprovechar bien el verano yendo a la pla… a la pisc… monta… Nada, a ver animes antiguos que sí merezcan la pena.

En fin, intentemos remontar la bajona con lo que sí puede que sea interesante de ver:

Hanebado! – 01

Hanebado!

¡Bádminton! Empezamos la temporada con un spokon de un deporte que desconozco bastante, pero que después de otros como Haikyuu o Ping Pong The Animation aprendí a no hacerle ascos a ningún deporte. Se ve bien, la protagonista tiene fuerza y presencia, y se recupera el clásico conflicto entre práctica y esfuerzo contra el talento natural. Tiene potencial y aunque el deporte en sí no pueda atraerte de primeras yo le daría una oportunidad.

De momento el conflicto principal se dará en el propio club en el que encontramos a Nagisa Aragaki, la protagonista, ya que es seguro que la que se ha convertido en su contrincante (Ayano Hanesaki), de gran talento, entrará a compartir pista con ella. El argumento tampoco será nada original (como muchos animes de deportes) pero habrá que ver si se desarrolla de forma interesante la relación entre Ayano y Nagisa, la primera apasionada del bádminton y que ha hecho grandes esfuerzos para mejorar, y la segunda que ni siquiera quiere entrar en el club aunque tenga un don natural para jugar.

 

Island – 01

Island

Con un argumento medianamente intrigante, Island por desgracia se va al garete por su plantel de personajes nefasto e infumable. Una misteriosa isla, gente que aparece y otra que desaparece, algo de viajes en el tiempo… tiene su qué, pero por desgracia tenemos al topicazo conjunto de personajes formado por un protagonista masculino que no destaca en nada y un corrillo de niñas monas que lo rodean y de las que sacar melodrama. En fin, un anime menos que ver este verano.

 

Banana Fish – 01

Un joven adolescente quiere separarse de su padre adoptivo creando su propia banda. ¿El problema? Que el padre (Dino) es el líder de una banda mafiosa. El joven es Ash, un apuesto rubio de piel blanca que se ha ganado el favor y la obediencia de matones de distintas nacionalidades. Además, para complicar el asunto, caerá en las manos de este creciente y joven líder criminal una famosa droga de igual creciente popularidad: el banana fish, que aparentemente es la acusa de haber causado grandes estragos a una persona cercana y querida, además de ser una droga buscada por su padre.

Dentro de todo este tinglado tendremos a Eiji, un joven fotógrafo japonés que mientras realizaba un reportaje sobre la banda liderada por Ash se ve metido en una riendecilla con tiroteo y secuestro incluido. Los secuestrados serán él mismo y Skip, un compañero de Ash, el cual no dejará escapar.

Un comienzo decente para esta adaptación de un manga de los ochenta. MAPPA, el estudio principal que realiza esta serie, llevaba tiempo sin sacar nada remarcable desde Yuri on Ice (finales del 2016), y de momento parece que este anime de bandas mafiosas y acción podría ser algo digno de mención.

 

Planet With – 01

Un inicio decente para este anime de acción y mechas, aunque nada impresionante. Protagonizado por un chico con amnesia, Souya Kuroi fue adoptado por un par de extraños (una maid y un gato gigante al que se refieren como “Sensei”), después de la supuesta muerte por accidente de sus padres. Kuroi no tiene demasiados amigos, a excepción de la delegada de clase, y aunque la amnesia le impide recordar el tiempo anterior a la adopción de esos extraños, sí parece recordar un momento dramático repleto de destrucción y gente con poderes.

La acción central del episodio ha sido la aparición alrededor del mundo de unos seres desconocidos y enormes, y ante esto Kuroi ha sido llamado por la maid (Ginko), no para combatir ese ser enorme, sino para acabar con los supuestos héroes que pretender combatirlos (que parecen tener alguna relación con ese vago recuerdo dramático).

Ha sido un inicio algo interesante, aunque tendrá que mostrar algo más para no parecer una serie de acción del montón. El hecho de tener que combatir a los que parecían los héroes del momento es lo más curioso, pero poco más. El dibujo es agradable, a excepción del medio decente cgi (aunque cgi al fin y al cabo), que desperdicia, como siempre, los diseños de los mechas. De entre estos el que debo destacar es el del protagonista, que no está nada mal y se forma cuando el gato Sensei se traga a Kuroi. De momento no la seguiré al día, pero parece un estreno a tener en cuenta.

 

Hataraku Saibou – 01

Hataraku Saibou

MIRA MAMÁ ESTOY APRENDIENDO VIENDO DIBUJITOS CHINOS

Ahora en serio, ha sido uno de los mejores estrenos hasta ahora. Entretenida y divertida, la serie parece que será protagonizada por una glóbulo rojo con problemas de orientación, lo cual seguro le llevará a vivir un montón de adversidades y aventuras en el vasto cuerpo humano en el que trabaja duramente. Las personificaciones de las distintas células son divertidas y bien majas (por dios las plaquetas que son como niños/as de parvulario), y tengo ganas de ver cómo son el resto.

Será seguro un anime sencillo y sin muchas aspiraciones, más allá de las nobles pretensiones del entretenimiento y, de paso, aprender algo. La protagonista me ha caído bien, que los glóbulos blancos sean un poco sádicos me ha hecho bastante gracia y visualmente es competente, de modo que seguro la veré. Como seguro tendrá una formula episódica la seguiré semanalmente, de modo que queda totalmente recomendada.

 

Chio-chan no Tsuugakuro – 01

Chio-chan no Tsuugakuro

Esperaba bastante más de esta comedia. Lo que más me interesó de Chio-chan no Tsuugakuro fue su premisa sencilla, que era la de basar su humor en el trayecto de ida al instituto. A partir de ahí confiaba en que se aprovechase para dar buenos momentos absurdos y ser algo más desenfrenado. Aunque lo intenta y en algún momento me he reído, tampoco ha sido nada especialmente desternillante. La protagonista es aburrida y del montón, las expresiones no son demasiado buenas y la animación es bastante plana, así que todo ello hace de este intento de comedia un pequeño fracaso. No veré ningún episodio más, me ha decepcionado bastante.

 

Asobi Asobase – 01

Y de una comedia pasamos a otra, pero esta vez algo más resultona y, desde luego, con unas expresiones y dibujo mucho mejores. Las protagonistas vuelven a ser chicas todas monas ellas, y sigue la línea de slice of life escolar como en Nichijou, pero centrando su argumento más en los juegos y distintos modos de entretenimiento japoneses (o al menos en principio). Al igual que con Nichijou, lo monas que puedan ser las chicas se aprovecha para producir un contraste al dibujarlas con expresiones exageradas, ridículas o grotescas, aunque en este caso de forma más abusiva, obvia y, en algunos casos, excesivamente. Es por ello que si sigue haciéndolo de ese modo puede volverse pesada, rompiendo totalmente el tempo de la comedia y haciendo que deje de tener gracia.

Más allá del ligero abuso de las expresiones exageradas, visualmente se ve francamente bien, es agradable y la mayoría de bromas han sido divertidas. Si buscáis algo parecido a Nichijou, Asobi Asobase es seguramente de los animes que conozco que más se le pueden parecer, aunque dudo que llegue a su excelencia y menos si abusa de ese modo de las expresiones ridículas. De momento la seguiré semanalmente, no es un anime que deba verse del tirón y el primer capítulo lo he disfrutado.

 

Satsuriko no Tenshi – 01

Satsuriko no Tenshi

Quise darle una oportunidad porque el argumento me pareció algo atrayente y además con los primeros minutos de capítulo confirmé el aire a SAW que me daba. Por desgracia, lo bueno de SAW no estaba, que es el morbo por el gore puro y duro. En vez de eso tenemos a una niña mona como objeto del drama facilón y a un muchacho con la cara vendada que todo él da vergüenza ajena, especialmente su risotada de loquito.

No he llegado a terminar el episodio por el chico mencionado que da toda la vergüenza del mundo, el drama barato que seguro se repetirá a lo largo de la historia y ya el primer giro estúpidamente evidente que se ha dado (si es que pretendía ser un giro real). Tenemos a una chica y al chico loco atrapados en una misteriosa casa y “cosas pasan”. Misterio misteriooooo… a nadie le importa.

 

Shinya! Tensai Bakabon – 01

Shinya! Tensai Bakabon

Funcionó con Osomatsu-san, pero ya está. Volvemos recuperar un antiguo anime que adaptaba un manga de Fujio Akatsuka para adaptarlo a su vez a los tiempos modernos, siendo esta vez también una familia aunque centrándose al parecer de momento más en el padre y el hijo. El capítulo ha estado lejos de ser aquel desternillante primer episodio de la primera temporada de Osomatsu-san, las bromas son repetidas (en esencia) y los personajes no son tan divertidos como los sextillizos. Esto huele a querer emular el éxito de lo que se hizo con Osomatsu-san en 2015, pero dudo que tenga el mismo impacto y ni siquiera he terminado el episodio. Estaba entre la tímida risa y el aburrimiento, así que no veré nada más de Shinya! Tensai Bakabon.

 

Angolmois: Genkou Kassenki – 01

¿Un anime histórico que no es sobre período Sengoku? ¿Cómo puede ser eso? Kuchii Jinzaburou es un famoso guerrero que ha acabado siendo preso junto a otros hombres y está destinado a ser ejecutado. Mientras está siendo transportado en barco este se ve inmerso en una tormenta, y los presos aprovechan el momento de trastorno por el mal tiempo para liberarse. Ya libres se encuentran en el mar con la princesa Teruhi, de la isla de Tsushima, que les acoge amablemente. Pero después del acogedor recibimiento y la ansiada cena se les es revelado el verdadero motivo por el que han sido tan bien acogidos: serán obligados a combatir a los mongoles, que están preparando su invasión.

Con un dibujo y animación decentes, Angolmois augura ser un anime histórico repleto de acción centrado en la defensa de las tierras japonesas frente a los mongoles. Por lo visto en el episodio puede que estos no serán los únicos enemigos, pues han aparecido unos misteriosos enmascarados que han intentado secuestrar a la princesa Teruhi. Parece que podrán permitirse algo de sangre, así que puede que las escenas de batalla y los combates en general serán algo más interesante y disfrutables de lo que suelen ser. De momento la veré, aunque no vaya a ser lo más relevante de la temporada o el año.

 

Grand Blue – 01

Grand Blue

Un inicio correcto para esta comedia de machotes gritones aficionados al buceo. Esa es básicamente la definición de Grand Blue, pues el primer episodio se ha basado en el protagonista -que acaba de llegar de la ciudad a un pueblo costero- huyendo de tipos musculosos que quieren que se les una a su club universitario de buceo. Mucho griterío, expresiones exageradas, hombretones haciendo el bruto y el imbécil y algún que otro personaje femenino para avergonzarse de lo que hace su antiguo amigo de infancia que acaba de llegar de la ciudad. He de reconocer que me he reído en algún momento, aunque no estoy demasiado seguro si continuarla. Para algunos este tipo de comedias pueden hacerse muy pesadas e insoportables, aunque esta a mí en concreto me ha convencido algo. No sé si para verla entera, pero algún episodio más igual sí que cae.

 

High Score Girl – 01

High Score Girl podría estar incluso bien y el cgi en algunos momentos hasta es medianamente pasable, pero no acaba resultando del todo bien en los momentos importantes. Como protagonistas de esta historia tenemos a una niña y un niño aficionados a los videojuegos de arcade, y a través de estos parecen empezar a desarrollar una sana amistad/ enemistad que da lugar a entretenidas y divertidas situaciones. Ella, Oono Akira, es bastante buena jugando, y el protagonista, Haruo Yaguchi, no lo lleva demasiado bien e intenta vencerla. Por desgracia, en los momentos en los que debe haber más expresividad o se dan movimientos rápidos y fuertes el cgi no se sostiene y empeora bastante la experiencia. Yo no la continuaré, pero si podéis superar el cgi tampoco ha sido ningún desastre y si sentís nostalgia por animes como Karakai Jouzu no Takagi-san (de la temporada de invierno), puede que High Score Girl lo supla un poco.

 

Back Street Girls: Gokudolls – 01

Back Street Girls: Gokudolls

Horrendo, con diez minutos he tenido suficiente. El concepto ciertamente me hacía gracia, tres yakuzas que le han fallado a su jefe y le da dos opciones: morir o ir a Tailandia a operarse el sexo y convertirse en idols. Hay más gritos que chistes, apenas está animada y en sí el argumento está tan mal presentado y acelerado para que los yakuzas lleguen al momento de ser idols que agota la broma al segundo gag. Puede que no siempre sea acertado hacer una comedia en base a un concepto muy absurdo o alocado, aunque seguro que no haciéndolo de forma tan nefasta.

 

Shoujo Kageki Revue Starlight – 01 y 02

Reacio a ver un anime con una cierta apariencia a anime de idols, al final por recomendaciones acabé viéndome los dos primeros episodios (después de intentar ver el primero y no terminarlo). ¿Es un mediocre anime más idols? Para nada, ni siquiera lo son. La acción se centra en una academia para chicas en la que se preparan para ser buenas bailarinas, cantantes, actrices… Y así poder participar en el que es el fin de la serie: el “revue” Starlight . Del francés, “revue”, es un subgénero dramático que combina danza, canto y algo de actuación (gracias wikipedia) y que al parecer tuvo su momento de esplendor a principios del siglo XX.

La mayoría del primer capítulo se desarrolla de la forma más típica y tópica: protagonista dormilona, estudiante transferida que resulta ser antigua amiga de infancia de la anterior, clases, entrenamientos… hasta que llegan los últimos minutos, donde encontramos la pequeña luz de esperanza de la serie. Resulta que de noche, en la academia, se llevan a cabo unas audiciones secretas en las que la protagonista descubre que su antigua amiga de infancia y otra compañera están compitiendo a través de la danza, el canto y combates coreografiados. Todo ello, además, supervisado por una girafa parlante.

El segundo episodio se desarrolla más o menos de la misma forma, teniendo su momento de luz en esas competiciones secretas en las que los personajes seleccionados para dichas audiciones compiten para poder convertirse en estrellas del revue. No puedo negar que es algo mejor de lo que me esperaba, pero más allá del buen diseño de vestuario, la fantástica acción de las audiciones y la buena animación en general del resto de acciones más regulares, el contenido en sí de la serie no es igual de interesante. Para aquellos que sí les guste este tipo de animes, cuyo mayor semblante es con el de anime de idols al ser en este caso algo musical, sí deberían echarle un vistazo, pero a mí personalmente no me entusiasma. No es desastroso ni mediocre, es correcto y visualmente entra bastante bien, pero el contenido no se sale de la media regular de los animes a los que pueda parecerse y por ello no veré ningún episodio más. Chicas intensas, promesas de infancia y cambia horrendos bailes en cgi por buenas escenas de acción (gran punto a favor, eso sí).

 

Conclusiones

Y hasta aquí las 14 impresiones de algunos de los estrenos de este verano. Mi recomendación personal es ver el anime del cuerpo humano, pues después de 3 episodios no ha defraudado nada y mantiene el nivel. Asobi Asobase la abandoné al segundo episodio por abusar, como ya noté en el primero, de las expresiones exageradas y del contraste entre lo mono y lo grotesco. Angolmois sigue en su línea, al igual que Banana Fish, de modo que también son algo recomendables, aunque nada del otro mundo. Vi parte del primer episodio de Tenrou Sirius the Jaeger, que ofrecía una buena ración de acción y violencia bien animadas, pero poco más. El resto me importaba más bien poco y me pareció aburrido todo lo que no fuese trinchar vampiros.

En fin, como ya esperaba esta será una temporada floja floja, pero seguro que cada uno encuentra algún estreno que disfrutar. ¡Buen verano y nos vemos al final de la temporada!

 

Animes que sí veré

  • Hataraku Saibou
  • Angolmois: Genkou Kassenki
  • Asobi Asobase (abandonada al segundo episodio)
  • Banana Fish

 

Animes que no sé si veré

  • Hanebado!
  • Planet With
  • Grand Blue

 

Anime abandonados

  • Island
  • Chio-chan no Tsuugakuro
  • Satsuriko no Tenshi
  • Shinya! Tensai Bakabon
  • High Score Girl
  • Back Street Girls: Gokudolls
  • Shoujo Kageki Revue Starlight
  • Tenrou Sirius the Jaeger

Repaso final animes primavera 2018

De entre todos los animes de primavera que quería ver sólo seguí al día Hisone to Masotan, dejándome algunos como Megalobox o Wotakoi para cuando terminase el curso. El repaso final de esta temporada va a ser breve en cuanto a cantidad, pues sólo trataré esos tres animes mencionados y Darling in the FranXX, de la temporada pasada. El resto de animes que se estrenaron en primavera y tenía pensado ver durarán hasta finales de la temporada de verano, así que para no agobiarme a verme todos sus capítulos de golpe y poder sacar esta entrada antes, he preferido dejarlo para cuando terminen. Tenía pendiente también Piano no Mori, pero aunque por el primer episodio podría ser una buena serie, actualmente no tengo ganas de ver algo lento y forzarme a verla sólo perjudicaría la experiencia y seguramente la acabase viendo con peores ojos.

Así pues, allá van las impresiones finales de primavera, extendiéndome más de lo normal en algunos de ellos para suplir la poca cantidad de animes repasados.

Megalobox – 13

Megalobox, Joe

El que parecía que iba a ser otro de los grandes títulos de la temporada ha acabado siendo algo más bien regular, que ha cumplido y verdaderamente destaca entre la media de mediocridad, pero poco más. Levantando hype siendo un anime conmemorativo de un clásico como Ashita no Joe, probablemente eso mismo le acabó sentando mal, ya que desde luego dudo que esté a la altura de merecer esa vinculación.

Megalobox tenía un sólido apartado artístico y con buenos diseños (algunos bastante inspirados en los de la serie que conmemoraba), un planteamiento algo interesante aunque no muy original, y personajes que llenaban bastante la pantalla. Conforme la iba viendo noté que podía dar más de sí, y que en todo lo que planteaba podía haber una historia mucho más grande y extensa en la que desarrollar y ampliar las personalidades e historias de los personajes. No me parecía una historia de mecha corta, no al menos para tan pocos episodios, y que podría haber sido algo mucho mejor y memorable en una serie de mayor extensión.  Por culpa de ello los momentos que debían ser de gran explosión emotiva se quedaban cortos por falta de un recorrido de mayor progreso y preparación para la culminación emocional (como el combate final).

Un anime decente que podría haber aspirado a mucho más y no a quedarse en un homenaje discreto. Por ejemplo, Joe no es nadie, tanto literalmente en la serie como para el espectador, ya que apenas conocemos nada de él. En su clase de personaje se apuesta por el tipo humilde y de origen bajo, que se contrapone muy bien con la personalidad de Yuri. Pero como no sabemos nada de él, la empatía que despierta es más bien poca. Eso, añadido a la contraposición de luchar o no con “gear”, hubiese dado mucho juego temáticamente en lo del boxeo, pero no es aprovechado y podría haber estado bastante bien. Sinceramente, esta historia con estos personajes podría haber dado como mínimo para más de 20 capítulos, pero con 12 se ha quedado en un esbozo de lo que podría haber sido un muy buen anime. ¡Una pena!

PD: No puedo no mencionar lo que es desde luego lo más solvente de toda la serie, que es su banda sonora. Por suerte tiene algunos temas bien potentes que suplían algo la carencia del impacto emocional que se requería en algunas escenas, de modo que un buen punto a favor de Megalobox por darnos buena música.

 

Hisone to Masotan – 12

Junto a Megalobox otras de las fue más esperadas de la temporada de primavera. Con un planteamiento verdaderamente curioso, al final tampoco resultó algo especialmente inusual o innovador. Es por ello que la serie engaña un poco, pues lo que es en un principio lo más atrayente (los dragones y cómo se pilotan) acaba siendo lo menos relevante e interesante, por no decir que es algo francamente secundario y que, aunque marca el final de la historia, es algo que sólo sirve para eso, para que haya un cierto hilo argumental que lo cierre todo.

Tenemos a un grupo de chicas con sus temores, debilidades y puntos fuertes, y a través de esa parte más fantasiosa y atrayente que son los dragones pues se irán desarrollando, superando sus debilidades, mejorando como personas… Aunque siendo en algunos casos algo tan predecible, obvio y evidente (Eri) que tampoco tuvo demasiado interés. Como otro punto negativo hay que mencionar el romance, que en general es introducido y presentado de forma nefasta y forzada en un solo episodio, que aunque a partir de este tomará importancia, el estropicio ya había hecho daño. La relación amorosa que se da entre Hisone y Okonogi está bien y tiene un buen uso argumental, pero el resto no valen nada.

Respecto a los secundarios, los personajes masculinos en su mayoría y, para variar, son un estorbo y sirven para introducir el cansino gag del pervertido o el idiota de turno. Por otro lado tenemos los dragones, que por suerte son verdaderos personajes con una mayor relevancia argumental que ser simples vehículos o instrumentos, lo cual habla en favor de la serie. Al menos Masotan, pues del resto poco hay que decir. Las chicas protagonistas son personajes decentes, agradables y de entre las que seguro cada uno puede sacar un personaje que querer. Sin lugar a dudas, Hisone es la que destaca más como buena protagonista que es.

Finalmente, no puedo no mencionar el tema de los dragones (como argumento), que he encontrado sumamente desaprovechado y un verdadero desperdicio. Aunque des del principio de la serie ya se haga evidente que esto no sería un anime bélico y que de ninguna forma iba a tomar esa línea temática y argumental, verdaderamente desperdiciar de esa manera el material que tenía entre manos es algo decepcionante y frustrante. En ningún momento me pareció interesante el uso que se le daba a los dragones, y aunque se trata una serie más de personajes que del argumento en sí de la historia en la que se encuentran, eso no significa que se pueda permitir un argumento poco interesante. El anime se sustenta por sus personajes y por su buen dibujo y animación, pero no por el resto, por desgracia.

El anime de la temporada, pero tampoco es una gran noticia ni hay que tirar cohetes, pues aún ser bueno, tampoco es nada que esté a la altura siquiera de lo visto en la temporada anterior.

 

Wotaku ni Koi wa Muzukashii – 11

Wotakoi

Lo que los tres anteriores animes tenían en buena animación y dibujo lo tuvo Wotakoi en calidad argumental y personajes. Uno de los mayores valores de este anime fue el de presentar un romance entre personajes que son algo mayores que la mayoría de protagonistas del romance medio que vemos usualmente, lo cual es de agradecer. A través de las relaciones entre las dos parejas presentadas, sus inseguridades y pasiones con sus hobbies fueron muy bien aprovechas, no solo consigo mismos y su pasado anterior como solteros, sino también cuando ya tienen pareja. En ese aspecto me gustaría destacar el detalle de la cita en el parque de atracciones entre Narumi y Hirotaka, cuando pretenden ser “normales” y no hacer referencias otakus, dándose cuenta finalmente que son como son y que negarlo y pretender ser otro es estúpido.

Por desgracia, visualmente no es especialmente buena, el dibujo no destaca nada (de estilo “anime estándar”), al igual que los fondos o la animación. En contadas ocasiones hay algunas expresiones divertidas, pero poco más. Lo que no tienen Megalobox o Darlifra lo tiene esta y viceversa, así que entre ellas se da un cierto equilibrio en cuanto a estrenos de la temporada.

 

Finalmente, un anime de la temporada de invierno que acabó esta primavera:

Darling in the FranXX – 24

Si esta es una serie de la que se esperaba más y que por ello ha acabado recibiendo más críticas al no estar a la altura, es básicamente porque entre los que ponían la firma en su producción era nada más y nada menos que Trigger. De no ser por ello, este sería un anime de mechas del montón al que nadie le habría hecho ningún caso. Y ahí está precisamente el problema, que es del montón, cuando proviene de un estudio que no hace esa clase de animes. Es del montón en buena parte de su trayectoria, porque a partir de algún momento, encima, es directamente es malo.

Me gustaría decir que el apartado visual salvó la serie, pero por desgracia el nivel era demasiado bajo como para sostenerlo. Y conforme avanzaba no mejoraba nada, más al contrario, precisamente la recta final de la historia fue una caída libre en picado de horror. Por mencionar algunos errores o defectos, tenemos el descubrimiento de un malo final de “verdad” en la recta final de la historia. Recordad niños y niñas, esa clase de giros son un tremendo error ya que plantear personajes totalmente nuevos cuando se está acabando una historia solo estorba y no crean ni impacto ni interés hacia estos. Ni siquiera la reina de los klaxosauros tuvo interés alguno, aún menos la cosa rara del espacio sacada de la manga. Cosas como esas las planteas o dejas caer información sobre ellas des del principio, no cuando llevas más de la mitad de la historia.

Después tenemos algo derivado del tema de los villanos espaciales, que es el propio viaje al espacio. A estas alturas ya no tenía sentido plantear un villano nuevo (sustituyendo a uno además que tenía 0 carisma e interés como los klaxosauros), y aún menos sacarse de la manga batallas espaciales (con todo el equipamiento requerido). Con la excusa de que logran el equipamiento para ir al espacio con la ayuda de los klaxosauros, de un capítulo a otro ya lo tienen hecho, cosa que tiene poco sentido y denota una necesidad de acelerar los acontecimientos excesiva. Ese fue un capítulo en el que perdí varias neuronas más. O no estaba planeado des del principio ese giro, o simplemente quien lo pensase es un novato o alguien que la ha cagado y nadie hizo nada por resolverlo.

Con lo que no perdí neuronas pero sí dioptrías fue con el diseño final de Strelizia, que no entiendo cómo alguien aprobó ese horror y, encima, que cobrase por crearlo y pensar que estaba bien. El apartado de diseño ya no era muy bueno en general, especialmente el de los mechas con caras humanas, pero con ese diseño de Strelizia final fueron más allá y confirmaron aún más que ponerles caras a los mechas es una decisión artística horrenda. Me sorprende que el responsable de todo ello estuviese implicado en los apartados artísticos de Kill la Kill y TTGL (Shigeto Koyama). También lo estará en el nuevo anime de Trigger, Promare, así que esperemos que esta vez se lo piense mejor.

En fin, Darling in the FranXX ha sido un estropicio detrás de otro insalvable que he acabado viendo solo porque la acción era algo buena y quería ver cuán mala podía llegar a ser. Veredicto final de la inversión de tiempo: muy mucho mala. Pasar de series como Little Witch Academia a esto es una gran sorpresa, y esperemos que el estropicio y la mancha que ha dejado en el estudio pueda ser limpiado con futuras obras. Para olvidar esto no habrá que correr un tupido velo, sino un telón bien gordo que pueda cubrir semejante catástrofe.

 

De momento esto ha sido todo, esperemos que el resto de estrenos que terminarán en unos meses o Piano no Mori sean algo mejor que cualquiera de las series mencionadas, ya que sino la temporada de primavera habrá sido algo francamente flojo. Hisone to Masotan o Wotakoi sin las únicas que puedo recomendar verdaderamente, especialmente la segunda si no os importa ver algo que no destaque por tener un buen apartado visual. Si por el contrario queréis ver algo bien dibujado y animado sí debo recomendaros Hisone o Megalobox, pues cualquiera de las dos os asegurará disfrutar en ese aspecto. Incluso podéis disfrutar de ellas en general, ya que tampoco en ningún momento he dicho que sean malas o que no se puedan sacar cosas buenas de ellas.

Slayers|| Aventura, fantasía y magia, mucha magia

Ficha técnica

Slayers

Título: Slayers, Slayers Next, Slayers Try, Slayers Revolution, Slayers Evolution-R

Género: aventura, fantasía, comedia

Estudio: E&G Films (tres primeras temporadas, que adaptan las novelas) y J.C. Staff en las dos últimas (que son de contenido original)

Año de emisión: 1995-97 y 2008-09

Episodios: 104, divididos en 5 temporadas.

Novela: 15 novelas adaptadas parcialmente

Sinopsis

Reena Inverse es una orgullosa y ambiciosa maga, el terror de los bandidos y siempre en busca de riqueza y fama. Durante sus travesía se encontrará con Gaudy, un guerrero con una poderosa espada que llamará la atención de Reena. En un primer momento se juntarán de forma momentánea, pero con el tiempo irán congeniando y viviendo múltiples aventuras junto a otros viajeros y poderosos amigos y aliados.

Opinión personal

Argumento

Slayers nos cuenta las aventuras de Reena Inverse, una famosa, poderosa y autoproclamada bella maga que se dedica a vagar por el mundo tomando las riquezas de bandidos. A lo largo de sus travesías por un mundo lleno de demonios, dragones, peces hombre y diversos seres mágicos más, Reena irá contando con nuevos compañeros de viaje, como Gaudy Gabriev o Amelia. Las tres primeras temporadas, de 26 capítulos cada una, adaptan parte de las novelas originales y presentan una aventura diferente cada una. Las dos últimas, de 13 episodios cada una (más modernas y del 2008-2009), no siguen las novelas y están conectadas entre ellas.

Si algo he de recomendar y resaltar de este clásico de los 90 son precisamente las temporadas que pertenecen a esa década. Son las temporadas que presentan unas aventuras más potentes e interesantes. La primera temporada puede parecer la más floja, pero solo porque está empezando a arrancar y el grupo protagonista se está formando y empezando a congeniar. Aunque eso no significa que no de un buen y épico final, como lo hacen las dos siguientes temporadas. En Slayers Next y Slayers Try el grupo protagonista ya se completa y entonces es cuando las distintas aventuras van rodadas y pueden disfrutarse más. No es una serie muy compleja, las historias suelen ir entorno a un objeto mágico ancestral, o algún monstruo o ser legendario de nombre rimbombante cuyo despertar supondría un gran peligro (muy al estilo Dungeons and Dragons). La gracia en sí de Slayers está en cómo los protagonistas acaban con los conflictos a los que se enfrentan, mientras todo es presentado mayoritariamente de forma humorística, riéndose un poco del género mismo, aunque también tiene sus momentos de tomarse en serio. Suele saltar entre esos dos estilos sin que se lleguen a estorbar o sea contraproducente (algo parecido a lo que hace Gintama).

La cuarta temporada, Slayers Revolution, es algo más floja debido a una falta de unos antagonistas decentes, pues los que hay no pasan del nivel de secundario que estorba y no supone ningún peligro. Slayers Evolution-R tiene el problema que da demasiadas vueltas y presenta aventuras algo intrascendentes, y hasta muy al final no remonta. No solo eso, sino que remonta tirando de nostalgia con temas de temporadas anteriores, y aunque no puedo negar que me hizo gracia volver a ver a cierto personaje, no puedo evitar darme cuenta del truco que hacen al no adaptar las novelas originales. Las disfruté también, pero puede que no tanto como las temporadas de los 90.

Slayers

Como conclusión respecto al apartado del argumento, decir que Slayers logra mostrar un entretenido  mundo mágico lleno de leyendas, seres místicos, guerras ancestrales… Y unas divertidas y épicas aventuras que siguen todos esos temas. Es simplona y podría hacerse repetitiva (ya que no es precisamente corta), todo depende del espectador y de lo que lleguen a gustar los personajes.

Personajes

Todas esas aventuras no serían nada sin el fantástico elenco de protagonistas: Reena, Gaudy, Amelia y Zelgadis. Un poderosa maga engreída, un guerrero con un deficiente coeficiente intelectual, una maga/ princesa obsesionada con repartir justicia y paz allá donde va y un mago/ guerrero que fue maldito con ser medio hombre y medio golem. El punto fuerte de Slayers es como estos personajes tan distintos van interactuando durante los viajes y combates a los que les llevan las distintas aventuras.  Reena, Gaudy y Amelia siempre dan el punto más humorístico, mientras que Zelgadis es de los pocos que suele mantener una postura seria que contrasta con sus compañeros de viaje (también es el personaje más dramático).

Después tenemos a distintos secundarios que van apareciendo y desapareciendo de escena, especialmente Xellos, un tipo de lo más misterioso y cuyas motivaciones suelen restar en secreto. ¿Amigo? ¿Enemigo? Quién sabe. Ese es el más destacable, pues después cada temporada tiene a sus secundarios particulares que no aparecen en el resto de la serie. Respecto a los enemigos, hay muchos de secundarios que no tienen nada que hacer contra Reena y son más usados como broma y títeres ante el gran poder de la protagonista. Cada temporada tiene a su gran villano final, el que supone un verdadero peligro y en general cumplen bien su papel de malo malísimo clásico. El sacerdote rojo Rezo, de la primera temporada, es probablemente el más memorable y con más gracia (sobre todo por la canción que suena cuando está en escena), al contrario que el resto, que son bastante simples.

 

Arte y animación

Las tres primeras temporadas tienen más de 20 años, así que uno tiene que tener en cuenta eso antes de ponerse a verlas. Personalmente, no suelo tener problemas con la animación antigua, y por suerte además el estilo de dibujo noventero me gusta bastante. Un estilo muy exagerado, estilizado y característico, con ojos bien grandes y peinados imposibles. El diseño de Reena me parece especialmente bueno, con esa gran capa (de las que ya se ven poco), las innecesariamente grandes hombreras, las distintas joyas mágicas y su gran melena pelirroja.

Otro de los problemas que le veo a las dos últimas temporadas es que aunque siguen el estilo de dibujo de los noventa, este se ve algo más infantil y personalmente eso no me gustó mucho. No está mal ver a los personajes en colores más vivos, con las animaciones más modernas que mejoran sobre todo el aspecto de la magia, pero esa infantilización general me defraudó un poco y para mí quitó algo del espíritu de la serie original. Suficiente en broma se suele tomar, como para encima hacer que el dibujo se vea algo infantil. En parte por ello las dos últimas temporadas son más flojas que las tres primeras originales con su encanto noventero.

 

 

OST, openings y endings

Empecé Slayers por su segundo opening, Give a reason. Simplemente, me enamoró la fuerza que tenía y lo adecuado que era para presentar una serie de aventuras y fantasía. Los otros cuatro están cantados también por la que es la seiyuu de Reena (Megumi Hayashibara), y todos ellos siguen un mismo estilo que presenta igualmente bien la historia. Una de las pocas series largas de las que todos sus openings me gustan. Los endings, como suele ocurrir, suelen ser más calmados, aunque siguen más o menos la línea de estilo de los openings.

Respecto a la banda sonora, hay diversos temas que se van repitiendo a lo largo de las 5 temporadas que acompañan bien los momentos de acción, de presentar al villano de turno (Rezo theme, el mejor en este sentido), momentos de tranquilidad o humor o de lanzar el hechizo final que derrotará al malo malísimo (Dragon slave theme): Breathless fighting scene, Thus a brave man departed, An account of being on the road, Heroic action needed, Victory is for me!, Gaudy the warrior… Nada espectacular, pero decente.

 

Conclusión

Un clásico del anime de los 90 que cualquier fan de las series de aventuras y fantasía disfrutará. Te ha de gustar ese estilo de serie especialmente, porque no va mucho más allá. El punto de humor de reírse de ella misma no me lo esperaba y la verdad es que se volvió uno de los elementos de la serie que más me gustaron. Recomiendo especialmente las tres primeras temporadas de los 90, pues son las que guardaré con más cariño en la memoria y las que seguramente algún día sí volveré a ver. Es una serie que cuenta con múltiples OVA’s y películas que, aunque no he visto, seguro lo haré en algún momento y probablemente estarán en la línea de calidad de las primeras temporadas.

Slayers

NOTA: 8

 

Saboreando los 80, Parte V: Películas (II)

Continuamos con la travesía por la producción cinematográfica de la década más allá de los grandes títulos como Akira (1988) o las películas del estudio Ghibli. Como en otras entradas de este tipo sobre la década, recuerdo que pondré una puntuación de recomendación del 1 al 5 como orientación de lo que vale la pena cada título, donde:

1: No vale la pena perder el tiempo en ella, totalmente olvidable.

2: Correcta, pero nada sobresaliente o de gran calidad.

3: Buena, puede que no del agrado de todo el mundo, pero merece un intento.

4: Muy buena, aunque con sus defectos y puede que no tan icónica como para ser algo indispensable de ver.

5: Excelente, indispensable de ver de la década.

 

Project A-ko

Título: Project A-ko

Año: 1986

Director: Katsuhiko Nishijima

Géneros: acción, aventura, mecha, comedia, ciencia ficción

Estudio: APPP

Duración: 1h 23min

Con una buena animación y música pop del momento, Project A-Ko ha sido uno de los animes de la década que más he disfrutado. Muy alocada y divertida, se trata sobre todo de una parodia del anime de la década y de algunos títulos importantes como Capitán Harlock. Muy absurda y trepidante, y con algunos personajes que me han recordado muchísimo al trío de Kill la Kill Mako-Ryoko-Satsuki, aunque la historia no tenga nada que ver. Sus roles, especialmente como están al principio de la serie, son sospechosamente parecidos, aunque varias décadas separan ambas obras.

NOTA: 4/5

 

Venus Wars

 

 

Título: Venus Senki

Año: 1989

Director: Yoshikazu Yasuhiko

Géneros: acción, ciencia ficción, aventura

Estudio: Triangle Staff

Duración: 1h 43min

En el siglo XXI la humanidad vive en dos mundos. Debido a la colisión de un asteroide de hielo, Venus se volvió un planeta con capacidad para habitar vida. Los colonos de la Tierra han llevado la vida allí durante cuatro generaciones, pero también lo peor de la humanidad: Venus volverá a ser zona hostil. El motociclista protagonista Hiro Seno se verá envuelto en una guerra entre dos ciudades enemigas: Aphrodian e Ishtar.

El título de la película no engaña, esta va directa a lo que pretende: mostrar la guerra que se da en Venus entre dos ciudades. Protagonizada por una banda de macarras motoristas, Venus Wars es una fantástica película bélica en cuanto a acción respecta, pues la animación es tremenda, con un detalle y cura que te hace disfrutar de cada explosión, disparo de tanque y aceleración de las motos monociclo. No se da demasiado contexto a la guerra y tampoco se centra mucho en el desarrollo (que podría haber) de los personajes o el drama que de hecho hay, pero tampoco se le acaba dando mucho bombo. Simple y pura acción acompañada con sus temas ochenteros y, repito, un animación que por sí sola hace que merezca la pena ver esta guerra venusiana.

NOTA: 3’5/5

Windaria

Título: Windaria

Año: 1986

Director: Kunihiko Yuyama

Géneros: acción, drama, fantasía, romance, ciencia ficción

Estudio: AIC (entre otros)

Duración: 1h 41min

Los reinos de Isa y Paro han reanudado el conflicto bélico, y esta vez la guerra pondrá en apuros las relaciones de dos parejas de enamorados. Por un lado tenemos la princesa de Isa, Ahanas, y por otro el príncipe de Paro, Jill. ¿Podrá su amor parar la guerra? Además, el conflicto entre las dos reinos tiene de por medio la villa de Saki, que tiene un gran árbol llamado “Windaria” al que sus habitantes rezan por tener buenos recuerdos. Entre sus habitantes están los campesinos Izu y Marin, que se separarán a la que el primero decide elegir bando en la guerra y tomar partido. ¿Podrán cumplir su promesa de volver a reencontrarse?

Con un argumento entre flojo y tópico, Windaria se desarrolla de forma bastante corriente con unos personajes poco o nada destacables e igualmente clichés. Lo único remarcable es el buen apartado visual con una excelente acción y con escenas con vehículos moviéndose a toda velocidad muy bien hechas. Por desgracia, no suplen del todo el resto, que con su poca originalidad no llega a ofrecer nada digno de recordar o siquiera que despierte un gran interés a lo largo de la hora y cuarenta minutos que dura. La acabé de ver porque era una película, pero fácilmente podría haberla quitado a la mitad y olvidarme de ella.

NOTA: 1’5/5

Five Star Stories

Título: Five Star Monogatari

Año: 1987

Director: Kazuo Yamazaki

Géneros: acción, drama, fantasía, ciencia ficción, mecha

Estudio: Sunrise

Duración: 1h 05min

La historia tiene lugar en una lejana galaxia, en un sistema formado por cuatro estrellas llamado “Joker”. En una de estas estrellas se dan los hechos narrados, que tienen que ver con unos grandes mechas llamados Mortal Head. Poseer uno de estos otorga un gran prestigio y honor, pero para pilotarlos son necesarias las Fatima, unas mujeres creadas a través de ingeniería genética. El joven Ladios Sopp prometió casarse con una de ellas cuando era joven, y ahora que esta debe elegir a quien servir para pilotar el Mortal Head él está decidido a salvarla de su destino.

Five Star Stories es una chuchería para la vista, especialmente para los amantes del estilo más cercano al shojo con personajes ultraestilizados y de belleza inconmensurable. Más allá de eso, nos presenta un argumento de lo más sencillo al más puro estilo “rescata a la princesa de las manos del villano”, que forma parte de una historia mucho más extensa del manga que adapta. Por desgracia, se queda muy corta en acción pues esta queda relegada a unos pocos minutos finales, así que en ese aspecto la gran calidad del arte vista en el dibujo no queda demasiado patente en muchas escenas de acción. Aunque la historia parece quedar más como un prólogo a algo mayor, puede disfrutarse igualmente, pero tampoco es nada muy relevante ni que deje una gran impresión.

NOTA: 2’5/5

 

Goshu, el violoncelista

Título: Cello Hiki no Gauche

Año: 1982

Director: Isao Takahata

Géneros: musical, drama, fantasía, infantil

Estudio: Oh! Production

Duración: 1h 01min

Breve película de Isao Takahata que tiene como protagonista a Gauche, un joven violoncelista que quiere mejorar su música. Durante los ensayos el director de la orquestra le va dando avisos de sus errores, y se acaba sintiendo frustrado y quiere que eso deje de ocurrir. Cello Hiki no Gauche es una excepción dentro de las películas de los ochenta, ya que se escapa de la acción y ciencia ficción habituales para presentarnos una película más bien lenta y apacible en la que veremos el desarrollo de su protagonista. El cómo lo hace es lo que convierte la película en algo más entretenido y agradable, pues a través de simpáticas y divertidas interacciones con animales parlanchines irá mejorando su capacidad de tocar el violoncelo. Agradable de ver y con un estilo más cercano a las películas de Ghibli de la época como Kiki’s delivery service o Mi vecino Totoro, Goshu el violoncelista es la película perfecta de esta década para aquellos que no os atraiga el estilo más corriente que seguían las producciones del momento.

NOTA: 3’5/5